Usted está en: Inicio / Artículos / El papel del análisis conductual aplicado en el ámbito escolar

10

Algunos profesionales en Psicología consideran que el Análisis Conductual es una aproximación psicológica que perdió vigencia en diferentes ámbitos, incluido el ámbito escolar, y que su uso sólo fue útil en décadas atrás para controlar el comportamiento de los niños y mantener la disciplina en el salón de clase, sin que aplique en la actualidad, ¿esto es cierto? o  por el contrario ¿los procedimientos del análisis conductual aplicado aún son una herramienta útil en los procesos de intervención del psicólogo en el contexto escolar?  A continuación se aborda este tema basado en la opinión e información suministrada por un experto en el análisis de la conducta y una psicóloga educativa desde su experiencia profesional actual.

El análisis conductual aplicado (ACA) es un enfoque científico para mejorar conductas socialmente significativas con procedimientos sistemáticamente aplicados, derivados de los principios básicos del aprendizaje y la conducta. (Cooper, Heron y Howard, 2007). En conjunto, considera la conducta como la suma de la parte manifiesta observable y lo “mental” o privado, lo que forma un solo fenómeno de estudio (Freixa, 2003). Por lo anterior, esta propuesta sigue vigente dentro del contexto educativo ya que ha demostrado que difícilmente otros procedimientos pueden lograr resultados efectivos en corto tiempo, es de aclarar que se requiere la aplicación adecuada, rigurosa y conocer las implicaciones éticas que corresponden.

Ahora bien, el Psicólogo de la Educación investiga sobre los procesos de aprendizaje y enseñanza, a su vez trabaja en generar prácticas educativas que favorezcan la adquisición del conocimiento. Se entiende el término educativo en el sentido más amplio de formación y desarrollo personal y colectivo. Entre las funciones del psicólogo educativo, se encuentran la  intervención en la mejora del acto educativo y la capacitación y asesoría familiar, las cuales involucran apoyo y capacitación en habilidades específicas para el educador tanto en su actividad general como en su actuación educativa, así como la formación de los padres de familia en las diversas estrategias que faciliten la relación padre-hijo.

ACA es una de las principales aproximaciones con las que cuenta el psicólogo educativo para responder eficazmente a las necesidades que surgen tanto en el  interior como en el exterior del aula; una vez se ha identificado la función de la conducta objetivo y se ha determinado el abordaje desde los antecedentes o desde las consecuencias, es útil para el manejo de conductas disruptivas, problemas de aprendizaje, dificultades en la permanencia de la atención (llamada desde otras aproximaciones trastorno por déficit de atención), conductas oposicionistas desafiantes, agresividad, entre otras; su eficiencia está también determinada por la inclusión de arreglos ambientales y administración de contingencias al hacer uso de los principios de reforzamiento y de técnicas como modelamiento, moldeamiento, encadenamiento, economía de fichas, costo de respuesta, sobrecorrección, tiempo fuera, extinción, el psicólogo puede facilitar la adquisición, el incremento, la generalización, restricción o eliminación de una conducta objetivo, sin contar el trabajo que se puede desarrollar desde conducta verbal aplicados a las dificultades de aprendizaje, siendo útiles los procedimientos de discriminaciones condicionales, equivalencia de estímulos y la teoría de los marcos relacionales.

Es importante, recordar que ACA no es un conjunto de técnicas, sino toda la aplicación de los principios de ciencia básica al mundo aplicado bajo una epistemología conductual. No obstante, la efectividad resulta de un trabajo integral, es decir no se puede emplear solo un procedimiento de extinción sin aplicar por ejemplo un procedimiento de reforzamiento diferencial, también debe estar claro que siempre se debe tener en cuenta cuál conducta alternativa se quiere fomentar. Estos procedimientos pueden aplicarse grupal o individualmente. Finalmente, es fundamental realizar el entrenamiento previo de la técnica al educador o padre de familia, si son estos quienes la van implementar para garantizar su efectividad.

Son varios los beneficios y bondades del análisis conductual aplicado en el contexto escolar, para los diferentes miembros de la comunidad educativa, no obstante sus críticas desde luego también serían tema para analizar en otro post.

 

Referencias

Colodrón, F. (2014). El rol del psicólogo de la educación. Definición. Recuperado de: http://www.cop.es/colegiados/m-02744/#DEFINICIÓN

Cooper, J. Heron, T. & Heward W. (2007). Applied behavior analysis. EEUU: Pearson.

Freixa, E. (2003). ¿Qué es conducta?. International Journal of Clinical and Health Psychology, 3(3), 595-613.

Maggin, D., Johnson, A., Chafouleas, S., Ruberto, L. & Berggren, M. (2012). A systematic evidence review of school-based group contingency interventions for students with challenging behavior. Journal of school psychology, 50(5), 625-654

Schiff, M. & BarGil, B. (2004). Children with behavior problems; improving elementary school teachers’ skilles to keep these children in class. Children and youth services review. 26(2), 207-234.

Sifuentes-Villanueva, B. (1996). Aplicación de un programa de intervención conductual en educación inicial. Veritas, 9-48.

Woolfolk, A. (2010). Psicología educativa. Naucalpan de Juárez: Prentice Hall.

Créditos

Luisa Pardo y Nubia Hernández. Psicólogas especialistas en psicología clínica infantil, adolescente y la familia.

Revisado y adaptado por comité editorial Especialización en psicología clínica infantil, del adolecente y la familia. Aprobado para uso del Blog del Centro de Psicología Clínica.

Publicado por Diana Garcia El día 09/12/2016 Enlace permanente Comentarios (0)