Usted está en: Inicio / Artículos / Adolescentes PREPARÉMONOS, para EXPLOTAR nuestras habilidades sociales

CPC_contenido (6)

 

Daniel es un chico de 15 años y siempre que va a conversar con niñas de su edad, suele pegarles para que le presten atención, pero además utiliza palabras como “fea” y “tonta”, las cuales hacen que las niñas se alejen, por esto, Daniel se siente muy preocupado porque piensa que no le agrada a las personas y que nunca va  poder tener novia. ¡Es momento de ayudar a Daniel!

Lo haremos mediante las habilidades sociales; para esto las definiremos como la capacidad que tienen las personas de comunicarse, de actuar de manera que se puedan establecer relaciones cooperativas, responsables con otros y empáticas -comprender la posición y emoción del otro- (Inglés, Martínez-González, Valle, García-Fernández, & Ruiz-Esteban, 2011).

Algunos estudios mencionan que tener habilidades sociales adecuadas ayuda a controlar tu comportamiento, rendimiento académico y a desenvolverte en situaciones sociales, como en una fiesta, con tus amigos o tú pareja e incluso en la solución de problemas, pero pueden existir  opuestos y es entonces cuando aparece la dificultad o la inexistencia de estas, lo cual es una de las causas más comunes de que se presenten problemáticas cómo la ansiedad social mediante la cual se ve afectada la interacción con otros ocurriendo un congelamiento a la hora de comunicarnos (Caballo, Salazar, Irurtia, Olivares & Olivares, 2014)

Por lo anterior, a tu edad es importante poseerlas, ya que la adolescencia es una etapa de transición, donde se genera autonomía y relaciones sociales a partir de tus gustos,  de esa manera nos hacemos más conscientes de que cada persona que encontramos en el camino es un ser humano como nosotros y debemos aprender que tanto nuestras acciones como las de los demás pueden producir agrado o desagrado en otros; partiendo de esto desarrollar habilidades sociales nos permite el desarrollo de la tolerancia, empatía y solidaridad, para la interacción con otros, además está comprobado que aquellas personas que no poseen o no desarrollan dichas habilidades llegan a presentar dificultades a largo plazo; como comportamientos violentos, abandonar sus responsabilidades académicas e incluso llegan al deterioro de las relaciones con personas su edad (Pacheco, Rueda & Vega, 2013)

En algún momento todos nos hemos preocupado por cómo comunicar lo que pensamos, sentimos e incluso necesitamos, sin embargo no es fácil y esto se puede deber a que tenemos dificultad con nuestras habilidades, de modo que entramos en conflicto a la hora de comunicarnos no sólo con personas de nuestra edad, sino también con personas adultas (Lacunza & De González, 2011).  Es por esto que decidimos darte a conocer algunas habilidades que son básicas para una mejor comunicación.

Si crees que no has puesto en acción tus habilidades, ¡no te preocupes! Te enseñaremos unos truquitos para  que empieces a  EXPLOTARLAS.

  1. ESCUCHAR (McGinnis & Goldstein, 1990).

La habilidad de escuchar, se refiere a la capacidad de entender, comprender y dar sentido a lo que se oye, pero más allá de eso lo más importante es que durante ese proceso logremos entender los sentimientos, las ideas y pensamientos de la persona que está hablando, de esa manera lograremos una mejor comunicación (Marcuello, S.f).

Ahora te daremos algunas sugerencias, para mostrarle al otro que realmente lo estás escuchando.

Pensemos en una situación donde uno de tus amigos te cuente una historia que para él es importante.

¿QUÉ DEBO HACER?

  • Mantener el contacto visual, es decir mirarlo a los ojos con detenimiento mientras te habla.
  • Quedarte quieto y mostrarte atento evitando hablar al mismo tiempo que él u otros lo hacen.
  • Seguir la conversación interviniendo cuando consideres pertinente hacer un aporte, por lo que es importante que mientras escuchas, pienses en lo que la otra persona te está manifestando, para que así puedas responder coherentemente a lo que te está contando o solicitando.
  1. HABLAR AMABLEMENTE (McGinnis & Goldstein, 1990).

Esta habilidad, se refiere al uso de palabras que promuevan la cordialidad, siempre será importante tener en cuenta la expresión de nuestro rostro, lo posición de nuestro cuerpo y un tono de voz adecuado.

Pensemos una situación donde debes dirigirte a otros, solicitando que te dejen pasar en la fila.

¿QUÉ DEBO HACER?

  • Tener una expresión facial “amable”, es decir piensa y siente la tensión en tu rostro de manera que tanto la frente como la zona de las mejillas, la sientas relajada, esto te dará un aspecto de tranquilidad, si te sientes molesto intenta respirar despacio y profundo, así lograrás que el malestar en tu cuerpo disminuya.
  • Procura mantener un tono de voz, bajo y claro, para que aquella persona que te escucha no sienta miedo, así mismo procura ser cordial con palabras como “por favor” y “gracias” para peticiones.
  1. SEGUIR INSTRUCCIONES (McGinnis & Goldstein, 1990).

     El seguimiento de instrucciones se refiere a la capacidad que tienen las personas para cumplir con una solicitud en el orden o bajo las condiciones que fueron descritas.

Ahora, debemos pensar en una situación donde tu profesor te da instrucciones para realizar un trabajo.

¿QUÉ DEBO HACER?

  • Realizar los pasos ya mencionados en habilidad numero 1: ESCUCHA.
  • Si queda alguna duda de lo dicho por parte de tu profesor, puedes realizar preguntas hasta que tengas claridad de lo que esperan de ti.
  • Realiza la actividad en el orden que te fue sugerido.
  1. RECONOCER LOS PROPIOS SENTIMIENTOS (McGinnis & Goldstein, 1990).

     El reconocimiento de los propios sentimientos, se refiere a la capacidad de aceptar lo que estas sintiendo e incluso poder comunicarlo.

¿QUÉ DEBO HACER?

Pensemos en que tu amigo olvidó invitarte a la fiesta de su cumpleaños.

  • Pensar en el motivo que hizo generar emociones en ti, e identificar qué señales corporales acompañan esta emoción como “tensión corporal” ó “palpitaciones cardiacas rápidas”
  • Nombrar la emoción, para esto debes tener conocimiento de las emociones básicas existentes, tales como: alegría, tristeza, ira, asco, miedo y sorpresa.
  • Al comunicar tu emoción puedes decir “YO ME SIENTO triste porque no me invitaste a tu fiesta”, “YO ME SIENTO furioso, porque no me invitaste a tu fiesta de cumpleaños”.

 

Blog elaborado por Natalia Hernández, Laura Robles y Geraldine Román, practicantes del programa de psicología de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz.

REFERENCIAS

Caballo, V., Salazar, I., Irurtia, M., Olivares, P., & Olivares, J. (2014). Relación de las habilidades sociales con la ansiedad social y los estilos/trastornos de la personalidad. Behavioral Psychology/Psicología Conductual22, 401-422. Recuperado de: https://www.researchgate.net/profile/Vicente_Caballo/publication/269762295_Relacin_de_las_habilidades_sociales_con_la_ansiedad_social_y_los_estilostrastornos_de_la_personalidad/links/5517bfb40cf2d70ee278dba5.pdf

 Inglés, C., Martínez-González, A., Valle, A., García-Fernández, J. & Ruiz-Esteban, C. (2011). Conducta prosocial y motivación académica en estudiantes españoles de Educación Secundaria Obligatoria. Universitas Psychologica, 10 (2), 451-465. Recuperado de: http://www.scielo.org.co/pdf/rups/v10n2/v10n2a11

Lacunza, A., & De González, N. (2011). Las habilidades sociales en niños y adolescentes. Su importancia en la prevención de trastornos psicopatológicos. Fundamentos en humanidades12(23), 159-182. Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=18424417009

 Marcuello, A. (S.f). HABILIDADES DE COMUNICACIÓN: Técnicas para la Comunicación Eficaz. Psicología Online. Recuperado el 20 de febrero de 2016 en: http://www.psicologia-online.com/monografias/5/comunicacion_eficaz.shtml

McGinnis, E., & Goldstein, A. (1990). Material de apoyo para el programa: “Estrategias para la prevención  temprana de la violencia en los niños”. (G. Gutierrez & A. Restrepo trad. S.f). Unión Temporal: Centro persona y Familia – Fundación para el Bienestar Humano – SURGIR.

Pacheco, J. Rueda, S. & Vega, C. (2013).Conducta prosocial: una alternativa a las conductas agresivas. InvestigumIRE. 4(1). Recuperado de: http://investigiumire.iucesmag.edu.co/ojs/index.php/investigiumire/article/view/36/31


 

Publicado por Diana Garcia El día 07/27/2018 Enlace permanente Comentarios (0)